Negocio verde vs negocio sustentable

11 octubre, 2020
Posted in Noticias
11 octubre, 2020 Admin

Un negocio verde no garantiza que sea sostenible

En los últimos años hemos visto un boom de negocios verdes, basados en la resolución de alguna problemática ambiental o en minimizar la huella ecológica en sus procesos de producción, composición o ingredientes, empaque, logística de servicio o el uso de energías limpias.

Los reconocemos muchas veces con etiquetas como eco, orgánico, natural, ecológico, biodegradable, compostable, reciclable, reutilizable, con huella de carbono cero, basado en economía circular, entre otros.

Aprovechando esta ola verde, se han subido también muchos “ecofakers” que buscan lavar su imagen sin hacer modificaciones de fondo a sus procesos de producción o servicios y simplemente agregando las etiquetas a sus productos o pintando de verde sus empaques, por lo que como consumidores debemos estar alertas y cuestionar lo que nos venden, leer las etiquetas, comparar, investigar, consumir de manera consciente y responsable para evitar el “green washing”.

Afortunadamente y para bien del planeta y de todos, la mayoría de los productos y servicios basados en reducir la huella ambiental realmente así lo hacen y representan una tendencia del mercado que está marcando drásticamente las decisiones de compra de muchos consumidores conscientes y por lo tanto modifica también la oferta tanto de empresas con productos tradicionales como de emprendedores que encuentran un nicho de mercado en crecimiento para innovar y desarrollar nuevas soluciones.

Sin embargo, en ocasiones se pueden confundir como sinónimos las palabras “verde” y “sustentable” asumiendo que si un producto, servicio o negocio es verde, también será sustentable y no necesariamente es así.

Un negocio que sea respetuoso con el medio ambiente sin duda tiene una base sumamente importante y lleva camino recorrido, pero si únicamente se queda con el impacto ambiental del negocio, no necesariamente es un negocio sustentable.

La sustentabilidad es la habilidad de sostenerse a través de 3 pilares igualmente importantes: social, económico y ambiental.

Un negocio verde podría tener una huella de carbono cero, pero tener malas prácticas laborales.

Un negocio verde podría tener productos sin tóxicos con empaques biodegradables y diseñar en términos de economía circular, pero fallar en el cumplimiento legal y normativo y gestión de riesgos.

Un negocio verde podría generar empleos, pero no necesariamente estar generando valor compartido con la sociedad.

Para que un negocio verde sea verdaderamente sustentable o al menos su estrategia se dirija hacia allá, debería contar con un sistema de gestión que le ayude a identificar riesgos, establecer diálogo con sus grupos de interés, así como a gestionar sus indicadores de impacto estratégico social y ambiental con el mismo rigor que mide sus indicadores financieros.

La sustentabilidad integral sin duda es un reto y un camino dinámico en constante evolución, pero vale la pena y sobre todo, conviene.

Cristel Rábago

Consultora en responsabilidad social y sostenibilidad

Emprendedora @umuntu.mx
Apasionada por las acciones y negocios que transforman el mundo

Súmate al movimiento