Top 5 mitos y realidades de las ONG

20 septiembre, 2020
Posted in Noticias
20 septiembre, 2020 Admin

Los derechos humanos son universales, uno de esos derechos es la libertad de asociación, en este sentido un grupo de personas puede asociarse con el objeto de ayudar a los demás, de atender una necesidad o problema social, lo que implica cumplir con obligaciones, y tener derechos.

Esos grupos mundialmente tomaron el nombramiento de ONG Organizaciones No Gubernamentales, porque no eran parte de la iniciativa privada y tampoco del gobierno, en la Ley del Impuesto sobre la renta de México, se le denomina personas Morales no lucrativas, de beneficio a terceros.

Diferentes movimientos sociales, dieron origen a una organización, las organizaciones fueron detonantes de mejoras, de impulso de programas, de participación social y ciudadanía,

Siempre he mantenido la postura de que hasta para ayudar hay que hacerlo correctamente, y tanto las personas o sectores que reciben el beneficio estarán de acuerdo, así como las personas o empresas que colaboran con los demás, están interesadas por experimentarlo con las mejores practicas.

Hay tan poca información del sector moral no lucrativo, que se han creado mitos y realidades, les compartiré los primeros 5 y 5 generales.

Mito 1: Las organizaciones de la sociedad civil son un aparato de la corrupción.

Realidad 1: Algunas personas deciden ayudar a los demás por creencias religiosas, por ejemplo o inspiración familiar o de amistad,  por ayudarse a resolver un problema y ayudar a otros que presenten el mismo problema o algo similar, o incluso por crear un programa o proyecto como alternativa de solución, incluso como un emprendimiento, y así buscar alternativas de apoyo, y eligen hacerlo cumpliendo con la normativad aplicable que les implica derechos y obligaciones. Pueden obtener recursos, pero todo debe de aplicarse a un programa o proyecto.

Las personas Morales no lucrativas (fundación, asociación, institución de asistencia privada…) presentan declaraciones mensuales conforme a sus obligaciones, y  anual en febrero, y de hecho las organizaciones se esfuerzan por ser confiables y demostrar transparencia  para que el público en general apoye.

Mito 2: Una ONG es una agrupación que ya recibe ayuda.

Realidad 2: Una persona moral no lucrativa, es un grupo de persona que se ha organizado legalmente para constituirse bajo un marco legal y fiscal, en el que emprenden acciones

sociales de beneficio a grupos o sectores vulnerables, se pueden enfocar a tareas de las distintas líneas de los derechos económicos, sociales, culturales o ambientales; es decir en salud, educación, vivienda, empleo, medio ambiente, arte y cultura, medio ambiente y mucho más. A través de la movilización de recursos y voluntades activa acciones de beneficio de terceros.

Mito 3: Las organizaciones sin fines de lucro deben de ofrecer actividades sin costo, o no deben cobrar por sus servicios.

Realidad 3: El carácter sin fines de lucro significa que no hay ganancias o utilidades entre los asociados, que todo lo que se genera de recursos es para llevar a cabo actividades propias de su objeto social.

Mito 4: Las organizaciones no deben de recibir recursos públicos, es el propio gobierno quien debe de encargarse.

Realidad 4: Los programas públicos ya sean federales, estatales o locales, no son ni serán suficientes nunca, siempre hay algo que hacer para todos los habitantes, así que estos grupos poco a poco han ido avanzando en cuanto a logros y reconocimientos, en espacios de interés público, cabe destacar que en 1992 el Gobierno Federal creara el primer fondo de conversión social, para apoyar a grupos ciudadanos legalmente constituidos, que llevaran a cabo programas compatibles con el plan nacional de desarrollo, en beneficio de terceros, como su nombre lo dice, de una forma corresponsable, es decir; el programa público aportaba una parte del proyecto y la organizacion otra parte, con una serie de reglas en donde los reportes de impacto, las comprobaciones legales, fiscales y contables son muy estricta.

Ese programa permaneció por 5 sexenios, hasta el 2018, los funcionarios públicos durante 26 años comprendieron que la relación gobierno sociedad es clave, con una serie de derechos y obligaciones. En el 2004 se firmó la Ley federal de fomento y estímulo a las actividades realizadas por las OSCs, esto logró que se quintuplicaran organizaciones, que se diera un orden a los temas en donde podían incidir, en donde ante notario especifican que el carácter de no lucrativo, se traduce en que todos los bienes que se generen en la organización, se aplicarán para los planes, programas y proyectos relacionados con su objeto social, que no hay utilidades para los asociados, que en caso de disolución, los bienes pasarán a otra de similares características y que no tienen fines de lucro político o religioso, además de cumplir con la obligación de reportar anualmente en los términos de referencia, y con el derecho de tener un medio de información y comunicación, así como la capacidad de poder emitir recomendaciones y mejoras a los programas sociales del gobierno federal, por que es la propia sociedad civil, quien conoce las problemáticas sentidas y reconocidas de las comunidades y los grupos en situación de vulnerabilidad.

Los números y los impactos de esa sociedad civil, como se le denominó desde la primera parte del nuevo siglo, son resultados de los programas públicos. Es mucho más inteligente y estratégico confiar en un grupo que se comprometió legalmente con obligaciones y públicamente entre la sociedad en general que tiene el derecho de observarles, en que hagan lo correcto.

Mito 5: Las organizaciones de la sociedad civil no son confiables.

Realidad 5: Como entre los empresarios, los funcionarios, los partidos, los propios ciudadanos, hay quienes tienen una ética y quienes no, también ocurre entre las organizaciones, ello es innegable que se hayan presentado irregularidades en un mínimo número, eso no justifica su incumplimiento,  pero no es correcto juzgar a todas por igual, hay que entender mejor el escenario antes y con ello poder tener un panorama claro, hasta para evaluar las buenas voluntades. Las organizaciones que trabajan correctamente, tienen que hacerlo con más esfuerzos por su prestigio para continuar llevando las actividades que se transforman en el espacio en donde personas en situación de alta vulnerabilidad y marginación han podido atender sus necesidades prioritarias;

Enfermedades denominadas raras, el cáncer y sus diferentes tipos, la pobreza, el hambre, la falta de oportunidades, las carencias económicas y humanas, en general las necesidades básicas, y muchas otras problemáticas, relativas a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, han tenido alternativas de atención en la sociedad civil, este artículo y varios más que estaremos promoviendo tienen como finalidad compartir con la ciudadanía en general, la verdad detrás de las OSC Organizaciones de la Sociedad Civil, porque han dado vida al bienestar a millones de personas, así mismo, el compartir además de que dará lugar a la comprensión y empatía, también coadyuvará a que juntos impulsamos mejores prácticas en la participación ciudadana.

 

Gloria Lara Cantón

Directora del Programa TransformaRSE 2030, Socia fundadora de Transformando 360 grados A.C., Fundadora y CEO de Kalnemi A.C. DPI de ONU

Consultora en responsabilidad social con 21 años de experiencia.

Súmate al movimiento